ESTRATEGAS        
 
LUEGO DE LA RESOLUCIÓN DE LA SUPERINTENDENCIA DE SEGUROS
Comienza la cobranza electrónica obligatoria, con retoques
Ya está vigente, con retoques de último momento a favor de los productores. Desde FAPASA sienten que no es la situación ideal pero que, al menos, mejoraron las condiciones. Las empresas de cobranza como Pago Fácil y Rapipago serán protagonistas en este nuevo escenario. Foto: Jorge Zottos, presidente de FAPASA.
Ya está en vigencia la resolución 40.541 de la Superintendencia de Seguros de la Nación que dispone que los productores asesores de seguros, las sociedades de productores y los agentes institorios deben efectuar la gestión de cobro de premios de contratos de seguro exclusivamente a través de medios electrónicos de cobro autorizados por el Banco Centraly cheques, en las modalidades previstas en el artículo 1° inciso d) de la resolución 429 del ex Ministerio de Economía.

Este nuevo sistema de cobranza electrónica fue duramente resistido por las asociaciones de productores que finalmente lograron obtener una respuesta parcial por parte del organismo de control.Así, al cierre de esta edición se publicó en el Boletín Oficial la resolución 40.761-E/2017 con retoques que flexibilizan algunos aspectos y aclaran otros.

Los argumentos de la Superintendencia para avanzar en este sentido estaban y siguen estando basados en los objetivos de la bancarización de la economía y el combate de la evasión fiscal, en sintonía con lo que mandan el GAFI (Grupo de Acción Financiera Internacional)y la UIF (Unidad de Información Financiera)en materia de prevención de lavado de activos y financiamiento al terrorismo. Se impone el concepto de trazabilidad de fondos que tanto incomoda a la gente.

La norma tiene tres etapas de aplicación: desde el 1° de septiembre es obligatoria para el cobro de todo premio cuyo monto anualizado sea superior a $ 20.000 (hoy los seguros que salen más de $1.666 por mes se deben pagar según la nueva normativa); a partir del 1° de diciembre de 2017 resultará aplicable para cobros superiores a $10.000; y ya en marzo de 2018 será aplicable para la totalidad de los cobros de premios, independientemente de su monto. Van a ser seis meses moviditos.

PRODUCTORES. Apenas se conocela resolución 40.541, en junio pasado, FAPASA (la Federación de Asociaciones de Productores Asesores de Seguros de la Argentina)publica un comunicado en el que sostiene que la norma genera un grave perjuicio a los asegurados y que, por eso, las asociaciones de manera unánimemanifiestansu rechazo. Señalan que la resolución de defectuosa en términos de legitimidad y también de oportunidad y conveniencia. Jorge Zottos, presidente de FAPASA, deja claro en Expoestrategas 2017que

la cobranza electrónica no es de fácil aplicación en todo el país, sobre todo en el interior del interior, y le pide al superintendente de seguros, Juan Pazo, que interprete la realidad de las distintas geografías. “Hay muchos lugares en los que no hay fibra óptica, no hay internet, en los que la gente tiene que ir 20 kilómetros a pagar una boleta de luz o de gas. No en todos los pueblos hay bancos, mucho menos bocas de Rapipago o Pago Fácil”, dice en su disertación. Hoy, repasa: “Lo que más molestaba eran la agresión y la mancha a la imagen de los productores profesionales”.

¿Qué mancha? Responde un asegurador, en off the record: “Muchos productores, en el marco de sus convenios con las aseguradoras en materia de rendimiento de efectivo, hacían su negocio: cobraban la plata, le entregaban un cheque a plazo a la compañía para rendir la cobranza y, en el mientras tanto, hacían su propia ruleta con el efectivo. Eso ahora se acaba. Se cerró ese kiosco”. Ciertamente los productores tenían entre 15 y 60 días, dependiendo de la compañía, para depositar la plata en las cuentas de las aseguradoras.

En una reciente reunión de los directivos de Allianz Argentina con periodistas de la prensa especializada, el CEO de la firma, Bernd Valtingojer, habla en ese sentido. “En el pasado, algunos productores se sentaban arriba de la prima para generar un margen adicional que no les correspondía. La nueva medida lo impide y va en la dirección correcta”, opina.

Malos profesionales hay en todos los rubros, pero no se puede tachar de corrupta a una actividad por el accionar corrupto de algunos de sus miembros. Y eso es, justamente, lo que pedía FAPASA. “La patología la tenemos, al igual que la tiene cualquier otra actividad. Pero estamos hablando de menos de 500 de los más de 32 mil productores que somos en total. Generalizar está mal”, enfatiza Zottos.

EL RETOQUE. Las gestiones de la Federación para limpiar el buen nombre de los productores y, especialmente, para intentar mejorar la posición en la que quedaban frente al cobro de los seguros, incluyeron, según se rumorea en los pasillos del sector, “reuniones que terminaron a los gritos” y “un llamado que vino de arriba, del tipo teléfono rojo, con la sugerencia de conciliar”.

Zottos prefiere no hablar de estos detalles y se enfoca en repasar lo que finalmente se terminó conviniendo entre FAPASA y el organismo de control: “Convinimos varias cosas. En primer lugar, eliminar la obligación de poner un cartel en nuestras oficinas con el aviso de que no podemos aceptar efectivo; era exagerado. En segundo lugar, dar de baja el Registro de Cobranzas que estábamos obligados a llevar, ya que resultaba redundante en el marco de la trazabilidad que se impuso. Tercero, que nos apliquen la normativa de AFIP que dispone que no se puede cobrar más de mil pesos en efectivomediante. No hacía falta que se nos restringiera a cero pesos cuando hay una norma que habla de hasta mil pesos. Cuarto, que se aclare que los cheques de terceros endosados por el asegurado son aceptados como medio de pago, lo que es modalidad habitual en ésta y en muchísimas otras actividades. Quinto, que se aclare que las entidades especializadas en cobranza como Rapipago y Pago Fácil también son medio de pago válidos”.

Así nace la resolución 40.761-E/2017. Entre sus considerandos sostiene que “a fin de establecer la trazabilidad, facilitar la transparencia, el control interno, la fiscalización estatal y eliminar la comisión de fraudes de las operaciones efectuadas por los intermediarios de seguros”, la SSN evaluó los sistemas de cobranzas determinados por la resolución 40.541. Las disposiciones son bien claritas:

Por un lado, se incorporaron a la gestión de cobro de premios de contratos de seguro los siguientes medios:a) Cheques de terceros, los que deberán ser indefectiblemente endosados

por el asegurado o tomador de la póliza; b) Entidades especializadas en cobranza, registro y procesamiento de pagos por medios electrónicos habilitadospor la SSN (léase Pago Fácil, Rapipago y similares); y c) Efectivo en moneda de curso legal, mediante la utilización de un controlador fiscal homologado por laAFIP y registrado ante la SSN, únicamente hasta la suma máxima establecida por la normativa (art. 1° de la ley 25.345 ola que en el futuro la reemplace y/o modifique). Esto es, los famosos mil pesos, peroacompañados de una advertencia sobre que en el futuro la situación puede cambiar.

Por otro lado, se suprimió laobligación de que los productores lleven un Registro de Cobranzas y Rendiciones, y se derogó el art. 6° de la resolución 40.541, que es el que imponía la obligatoriedad de colgar un cartel que dijera no estamos autorizados a recibir efectivo.

“Con esto, hemos mejorado bastante. No es lo ideal pero tampoco estamos como cuando salió la 40.541. Se flexibilizó”, considera Zottos.

PRIMERAS REACCIONES. Rápidas de reacción, en los hechos“las propias aseguradoras ya estaban promoviendo convenios para la instalación de terminales de Pago Fácil y/o Rapipago en las oficinas de sus productores”.Así, la reforma sólo recoge lo que ya estaba pasando en la práctica. “Serán los mismos productores los que cobren, pero usando los sistemas de estas entidades especializadas en cobranzas”, sostiene un ejecutivo del sector para quien hecha la ley, hecha la trampa. Técnicamente, con la nueva resolución, no hay trampa. Con este sistema aceptado por norma, el pago efectuado por los asegurados queda imputado automáticamente en los sistemas de las aseguradoras y los productores tienen 48 horas (nada más) para depositar el dinero en la cuenta recaudadora de estas entidades.

Pago FácilyRapipago les pagan a los comercios una comisión por cada cobro que realizan mediante sus sistemas. “Algunos productores, patrocinados por las aseguradoras, están logrando mejorar esas comisiones. Hoy un kiosco gana 1,70 pesos y un productor va a ganar entre 2 y 2,70”, revela una fuente con el grabador apagado.

Zottos, desde FAPASA, dice que serán entre uno y dos pesos por cada operación.

“Los productores que no logren un convenio con estas entidadespodrían eventualmente aceptar el efectivo a sus asegurados e ir ellos al Pago Fácil, para resolver la contrariedad hasta que sus clientes se adapten a las nuevas formas de pago”, advierte un abogado reconocido del sector que pide reserva.

Como sea, para algunos no vale la pena seguir discutiendo el asunto. “Si bien ahora son un medio de pago habilitado, las agencias recaudadoras tienen vida corta. Las regulaciones apuntan a hacerlas desaparecer en lo que constituye una tendencia global de la que no hay vuelta atrás. Esta norma en particular apunta a la trazabilidad de los fondos, a garantizar que el dinero que se utiliza para pagar el seguro proviene de un origen lícito”, dice en Expo estrategas 2017 Alejandro Simón, CEO del Grupo Sancor Seguros.

En otra línea de reacción, algunas aseguradoras le dan la razón a los productores que sostienen que el momento del cobro es ideal para vender otras coberturas y profundizar la relación con sus asegurados. “En ese sentido –explica Simón- estamos empezando a entregarle a nuestro cuerpo de ventas un dispositivo que se conecta al celular y permite pasar tarjetas de débito y crédito de manera remota. La idea es hacer las cosas más sencillas y estamos abiertos a las iniciativas que los productores puedan tener”.

VISIÓN DE LOS ASEGURADORES. Para la mayoría de las aseguradoras esta norma no cambia nada o cambia muy poco. “Si hay compañías a las que esto puede complicar, sin dudas se trata de aseguradoras que deberían estar cerradas. Todos sabemos cuáles son. Se les complica, básicamente, porque no podrán seguir emitiendo en negro”, acusa una de las voces en off.

En Expoestrategas 2017, el panel de aseguradores habla al respecto y, como concepto general, se deja claro que la cobranza electrónica ya era un hecho consumado para las compañías de las grandes ligas.

En ese marco, Alejandro Asenjo, gerente General del Grupo Asegurador La Segundaexpuso la realidad de la compañía que comanda: “La Segunda, que trabajacon 1.200 productores, tiene cerca del 50 por ciento de su cobranza bancarizada (débito, crédito y otros medios alternativos de pago). En algunas zonas ese porcentaje sube al 80 y hasta el 90 por ciento. Incluso tenemos casos de algunos productores con el 100 por ciento de su cobranza bancarizada. La cobranza no fideliza; invertir tiempo en eso es perder tiempo de producción. Ellos saben que su función es asesorar, no cobrar”. Carola Fratini, CEO de QBE Argentina, coincide. “El tiempo invertido en cobranzas no agrega valor en la relación entre el cliente, la aseguradora y el productor. Es preferible utilizarlo para generar valor a partir del asesoramiento y el entendimiento de las necesidades del cliente para satisfacerlas mejor”, apunta en el mismo evento. También en QBE la mayoría de los cobros se realizan por medios distintos al efectivo. Para Fratini, se trata de una evolución que hay que acompañar: “La cobranza en efectivo va a desaparecer en un par de años de todos los mercados y delos distintos tipos de servicios. Hay que aggiornarse y buscar la forma de hacerviable la cobranza electrónica para nuestra operación”.

En el Grupo Sancor Segurosla utilización de efectivo también es marginal. “Estamos cobrando más de 1.000 millones de pesos por mes y el ingreso de efectivo es insignificante -dijo Simón en Expoestrategas-. En algunos lugares del interior del país y en el interior del interior queda alguna población que no está bancarizada, pero obviamente va camino a estarlo. El futuro nos llega a todos”.

POSIBLES NUEVOS CAMBIOS. ParaAsenjo “es imposible que en la época del bitcoin estemos discutiendo el pago en efectivo” pero reconoce que, a su criterio, en el texto de la regulación todavía “hay algunas cosas que no están claras” y lo explica en Expoestrategas: “Un ejemplo es el caso de los valores a fecha o diferidos. En la norma no se habla de algo importante para nosotros: el pago en especie, el pago a cosecha, sobre todo en riesgo agrícola, que además otorga una regulación impositiva que permite un diferimiento del IVA hasta el momento de la percepción de la cosecha. A esto se suma la autorización de los propios medios de pago que hemos generado las compañías a lo largo de los años”.

Para Marcelo Larrambebere, gerente Corporativo y de Negocios del Grupo San Cristóbal Seguros, también es muy importante que en la implementación de la medida se tengan en cuentalas distintas modalidades de pago en Granizo. “El pago a cosecha y los planes canje que ya están adoptados por los productores agropecuarios deberían estar contenido en la nueva normativa”, advierte en el mismo evento.

Algunos operadores consultados para esta nota imponen un reclamo: “Ya que se reguló como obligatoria la cobranza electrónica, sería apropiado que también se regule lo que nos cobran los bancos y las tarjetas por esa cobranza. Hoy las tarjetas nos cobran el 3 por ciento de lo que recaudan para nosotros. ¡Es un montón, una locura!”.

Eliana Carelli

Publicado el 19/9/2017
 
JORGE ZOTTOS, PRESIDENTE DE FAPASA
GRATIS EN SU E-MAIL
Suscríbase a la newsletter digital de Revista Estrategas
Reciba en forma gratuita las noticias, informes y alertas de Revista Estrategas en su e-mail. Al hacer click en el siguiente botón, se abrirá una nueva ventana.
ESTRATEGAS: Av. Santa Fé 3996 Piso 13 Of. 113 [C1425BHO] Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina. Tel. 4831-2627
Firenox Internet