ESTRATEGAS        
 
AGENTES INSTITORIOS
La Súper anterior los desalentó.Esta Súper los aprueba
En el Registro de Agentes Institorios hay habilitados 124. Pero, al menos, más de 100 expedientes están durmiendo en la Súper de Seguros esperando que se destrabe el trámite de aprobación.
Al cierre de esta edición, el Registro de Agentes Institorios (RAI) tenía habilitados sólo 124 operadores de los más de 4.300 que, a ojo, había antes de su creación a fines de 2013. De aquellos, la gran mayoría, unos 4.000 aproximadamente, desaparecieron del mapa de un plumazo desde la emisión de la Resolución 38.052, debido a la eliminación de la figura de agente institorio persona física.
¿Qué pasó con todos los demás? "En su mayoría, son expedientes que están durmiendo en la Superintendencia de Seguros de la Nación", dicen en off the record un asegurador que espera impaciente que el organismo de control destrabe el trámite de aprobación y registro de 50 expedientes que presentó en 2014 y que siguen pendientes.
Estrategas salió a averiguar, con el grabador apagado, qué está pasando. BUROCRACIA. Algunos miembros del mercado asegurador consultados por esta revista coinciden en definir que la Resolución 38.052, que a fines de 2013 intentó regular la actividad de los agentes institorios, se quedó a mitad de camino. No avaló la visión de los productores asesores de seguros que, desde las asociaciones que los agrupan, bregaban por la eliminación completa de este canal comercial, pero sí concedió la inhabilitación de las personas físicas para operar en este formato. Tampoco se la hizo fácil a las compañías y agentes ya que permitió que las personas jurídicas siguieran operando pero bajo una serie de condiciones que, en la práctica, lo hicieron muy engorroso.
"Creo que la Súper intentó desalentar la presentación de pedidos de inscripción en el RAI elevando a niveles increíblemente burocráticos el trámite. Ningún requisito es inaccesible, pero la información y documentación que hay que presentar es mucha y compleja", sostiene uno de los aseguradores consultados. "Creo que intentaron complacer a todos o, al menos, no quedar mal con ninguno. No lo elimino, pero lo regulo de manera de desalentarlo", asume otro.
En los hechos, si ese hubiera sido el objetivo de la gestión de Juan Bontempo al frente de la SSN, hoy podríamos decir que no tuvo éxito. "Ciertamente el artículo 4 de la Resolución, que enumera los requisitos para la inscripción en el RAI, está hecho para trabar dicha inscripción. Son nueve ítems engorrosos al extremo. Creo que, con eso, la Superintendencia asumió que no le iban a llover presentaciones. Sin embargo, le llovieron", apunta otra fuente.
Y eso fue así porque muchos agentes institorios (bancos, automotrices, retailers, cooperativas agrícolas y de todo tipo) resolvieron encarar el trámite, aunque fuera complicado, porque no estaban dispuestos a perder su jugoso negocio. Las compañías acompañaron la cruzada (incluso dándole apoyo económico), para no resignar producción. "Nosotros presentamos 120 legajos y gastamos más de 3 millones de pesos en certificaciones para confeccionarlos", subraya un asegurador de las grandes ligas, con fuerte presencia en el interior del país.
Así, el alto nivel de acatamiento de la Resolución generó un cuello de botella inesperado en la SSN: "El organismo no esperaba recibir tantos expedientes y no cuantificó previamente el inmenso trabajo que conllevaría la revisión de cada uno. Se vio superado en recursos y estructura ante semejante tarea. Así, hoy tiene muchísimos expedientes apilados, envejeciendo, ahí en sus oficinas", sostienen desde el mundillo de los abogados del seguro.
"Asumiendo que cada expediente tiene cinco centímetros de grosor, en su momento nosotros llevamos a la SSN una pila de papeles de seis metros de alto. Imaginate el lugar físico que ocupa el material que presentó todo el mercado en su conjunto. ¡Un delirio! Si eso no es burocracia no sé qué lo será", confirma otra voz.
Ninguna lo pudo confirmar, pero las fuentes consultadas estiman que hoy son más de 100 las carpetas en esa situación de stand by.

EN EL LIMBO. La Resolución 38.052 la firmó Bontempo cuatro días antes de la Navidad de 2013. Las presentaciones ajustadas a la nueva norma fueron llegando a lo largo de 2014 y tenían como plazo máximo original el 31 de diciembre de ese año. La carga burocrática del trámite obligó al organismo de control a aplazar sucesivamente esa fecha límite y, en la actualidad, se supone que el tema debería estar cerrado para el 30 de junio de 2017.
En el medio pasó de todo: a fines de 2015 llegaron nuevas autoridades al organismo de control, respondiendo al cambio de gobierno nacional. Bajo el mandato de la dupla Edgardo Podjarny - Guillermo Bolado, la gestión de las inscripciones del RAI sufrió un parate. "De hecho, durante todo 2016 se aprobó la inscripción de apenas dos agentes institorios", confirma un abogado que sigue el tema muy de cerca. En enero de este año, el nuevo ministro de Finanzas volvió a cambiar la cúpula de la Súper y asumieron Juan Pazo y Guillermo Plate. Los datos concretos indican que esta nueva administración tomó cartas en el asunto: "En lo que va a de 2017 se aprobó la inscripción de seis agentes institorios nuevos en el RAI. Hay evidencias de un cambio en el tratamiento de esta cuestión", dice la misma fuente del ámbito del Derecho.
Los agentes institorios que ya estaban constituidos antes de la Resolución, que presentaron el trámite en tiempo y forma para registrarse en el RAI, pero que todavía no recibieron su aprobación, siguen operando amparados por las prórrogas concedidas por Superintendencia.
Por su parte, los nuevos, que surgieron después de Resolución, que también presentaron sus legajos en tiempo y forma, no están amparados por la prórroga. ¿Qué pasa con ellos? ¿Están esperando a que los inscriban para empezar a operar? "Algunos estarán esperando que les den la matrícula. Otros, en cambio, están operando justificados en que la irregularidad la generó, en primer lugar, la mismísima Superintendencia. La idea es ‘cuando en la Súper se pongan serios, nosotros nos pondremos serios también; mientras tanto: siga-siga'. Y así estamos, con muchas zonas grises", advierte una de las voces en off the record de esta nota.
Otro de los problemas que genera el hecho de que haya expedientes inmóviles desde 2014 o 2015 es que mucha de la información que contienen ha quedado desactualizada. "Han salido inscripciones en el RAI con los legajos viejos. Por ejemplo, con la lista de los miembros del Directorio del agente institorio desactualizada o con el detalle de sus niveles de facturación de hace dos años. No es información crítica, pero es información vieja", califica un asegurador. "Una vez inscripto en el RAI, tenés un aplicativo online en el que podés ajustar esta información errónea. Algunos lo hacen, otro no", lamentan desde el mismo ámbito. Para otra fuente, no queda otra que flexibilizar: "O simplifican aspectos no sensibles o es imposible avanzar en este tema. Hay casos de agentes institorios operando con la matrícula caída por no haber presentado documentación complementaria a tiempo. ¿Es justo que luego de hacerte esperar dos años para revisar tu expediente, te hagan empezar todo de nuevo?", se preguntan.
Están los que creen que efectivamente se va a agilizar el proceso pasando por alto algunos detalles, y están los que creen que todo podría quedar en la nada. "Llegué a pensar que este nuevo Gobierno podría dar de baja la 38.052. Habrá que ver qué pasa cuando se venza de nuevo el plazo", ponen en duda.

MÁS QUE JUGOSO. Los aseguradores sostienen que su vínculo con los bancos es un negocio mucho más jugoso para los bancos que para ellos, que las compañías ganan por volumen (un ENORME volumen) pero que los agentes tienen márgenes de ganancias superlativos. El problema en esta relación son los resultados técnicos. "Pagamos comisiones muy altas y, además, tenemos que pagar los siniestros. Nos hemos visto obligados a discontinuar nuestro trabajo con algunos agentes institorios porque los resultados técnicos eran muy malos. Primas bajas para una siniestralidad importante, no cierran los números", dice una de las fuentes consultadas para esta nota.
Desde el ámbito de los peritos y liquidadores de siniestros surge otro dato que apunta en contra: ocho de cada diez siniestros rechazados están enmarcados en pólizas vendidas por este canal. Estos son algunos de los ejes en los que se apoya el reclamo de los productores asesores que inicialmente pedían su eliminación y ahora, al menos, su estricta reglamentación.
Además de la inhabilitación de las personas físicas para operar como agentes institorios y la creación del RAI, la Resolución 38.052 impuso otros puntos destacados. Veamos qué pasó con algunos de ellos, según las fuentes consultadas por Estrategas para esta nota:
• Creación de un Departamento de Seguros, designación de un responsable o gerente a cargo y de un responsable de Atención al Cliente Asegurado en cada sucursal.
El consenso es que, debido al tiempo que transcurrió desde la presentación de los pedidos de inscripción hasta hoy, es posible que en los legajos que presentaron los agentes institorios se haya designado a personas en estos cargos que hoy ya no estén cumpliendo esa función.
"El problema, además, es que esto es muy difícil de controlar. ¿Quién va a ir sucursal por sucursal de una entidad que tiene dos mil filiales en todo el país para comprobar que lo que dicen los papeles se esté aplicando en la actividad diaria? La crítica sobre esta reglamentación no es conceptual sino práctica", apuntan.
Recordemos que desde la Asociación Argentina de Productores Asesores de Seguros (AAPAS) y la Federación de Asociaciones de Productores Asesores de Seguros de la Argentina (FAPASA), uno de los temas más criticados es la falta de capacitación e idoneidad de los agentes intitorios para vender seguros, con foco en el desamparo que esto genero sobre los asegurados.
• El premio del seguro que vende un agente institorio debe ser el mismo que el que define la compañía para la venta en directo y en ningún caso puede ser superior al de una operación similar en la que hubiese intervenido un productor de seguros.
Este es un tema sensible por lo mucho que afecta a los consumidores. En AAPAS recibieron y comprobaron numerosas denuncias de sobreprecios aplicados por los bancos. "La definición de que deben cobrar lo mismo que cobra la aseguradora cuando vende en directo es justa, pero en la práctica esto no se da, básicamente porque no se controla. Los bancos, al menos, siguen vendiendo seguros más caros. Este problema de los sobreprecios no está resuelto", aceptan desde las compañías.
• Está especialmente vedado condicionar el otorgamiento de un bien o servicio a la contratación de los seguros que el agente institorio ofrezca.
"Esto jamás se cumplió y está a la vista de todos. Ningún banco te otorga un crédito si no contratás ahí mismo el seguro", dicen al unísono varias voces, desde todos los sectores. Ni hablemos de que le entreguen al asegurado su póliza ni de que se la expliquen para que la entienda.
Así las cosas, la idea general que había en el mercado sobre el futuro de la Resolución 38.052 era la de que moriría diluyéndose con el tiempo. "No hay controles sobre los agentes institorios ya inscriptos en el RAI. Uno podría asumir que, teniendo en cuenta el tinte del actual gobierno, la Superintendencia tendería a dejar todo en la nada", dice una fuente. "Pero con las seis aprobaciones que ya tenemos este año, a lo mejor lo que hacen es otorgar matrículas flexibilizando algunos aspectos", arriesga otra.
En principio, lo que se puede confirmar es que el organismo de control acelera el proceso y que hay que estar atentos a las publicaciones que vayan saliendo en el Boletín Oficial.

Eliana Carelli

Publicado el 9/5/2017
 
GRATIS EN SU E-MAIL
Suscríbase a la newsletter digital de Revista Estrategas
Reciba en forma gratuita las noticias, informes y alertas de Revista Estrategas en su e-mail. Al hacer click en el siguiente botón, se abrirá una nueva ventana.
ESTRATEGAS: Av. Santa Fé 3996 Piso 13 Of. 113 [C1425BHO] Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina. Tel. 4831-2627
Firenox Internet