ESTRATEGAS        
 
RIESGOS MEDICO LEGALES
Un nuevo libro de Rafael Acevedo.
La Asociación Mutual Argentina de Salud y Responsabilidad Profesional vuelve a la carga en su intento de hacer que sus más de 500 clínicas y sanatorios, y 4.000 profesionales asociados, funcionen de una forma cada vez más eficiente y que se reduzca el altísimo número de juicios que enfrentan.

Si primero lo hizo con El error médico (ver recuadro), un libro en el que Rafael Acevedo, abogado y gerente de La Mutual, ofrecía estadísticas de los principales errores médicos y el costo de cada uno ellos cuando llega a juicio, así como de los que podrían evitarse (recordemos: un 37 %, según la obra), vuelve ahora con otro trabajo, bajo el título Gestión de riesgos médicos legales. Procedimientos y recomendaciones. Marco jurídico.

Este se conforma como un manual de procedimientos para una buena gestión de los riesgos que acosan a las instituciones médicas y a sus profesionales.

Para conseguir este objetivo, es necesario desarrollar un programa integral de protección frente al riesgo, que no sólo contemple la cobertura del seguro, reza el prólogo de la obra, sino también un asesoramiento especializado desde el que puedan conocer sus riesgos, cumplir determinados estándares e instaurar procedimientos que les permitan prevenir incidentes y eventos adversos, así como minimizar sus consecuencias una vez que han sucedido, siempre con el fin último de bajar la litigiosidad y los costos que ésta genera.

Cuenta Acevedo que el libro es "más que nada un manual de procedimientos para las instituciones de salud, sobre los cinco pilares básicos: relación médico paciente, historia clínica, consentimiento informado, seguridad del paciente y comunicación de eventos adversos son los cinco pilares del trabajo, siempre con el objetivo de brindar consejos prácticos y recomendaciones para la gestión". Por eso, y además de la "teoría necesaria", se propone un modelo de formulario estándar para todos los casos en que la ley 26.529 establece que deben estar presentes, y debidamente cumplimentados, evitando así gran parte de los dolores de cabeza de profesionales e instituciones médicas. "Estamos tratando de que nuestras clínicas asociadas utilicen los formularios que se proponen acá; algunas ya lo hacen y otras lo harán pronto."

Explica que la cultura está creciendo y que las instituciones más grandes ya cuentan con departamentos de gestión de riesgos, "pero aún quedan otras, dice, que están muy desorganizadas". La cultura médico legal avanza, sí, pero a paso lento y mientras tanto el número de reclamos sigue creciendo, número que se reduce sensiblemente ante la existencia de un buen sistema de gestión.

ERRORES. Acevedo detalla que "de cada 100 consultas preventivas que recibimos, menos del 10% se transforma en reclamo, lo que quiere decir que todos los que no realizan estas consultas están recibiendo, al menos, el doble de reclamos que los que sí trabajan en programas de prevención de riesgos. Esto demuestra que cuando uno tiene una actividad proactiva e inmediata, pocas veces se transforma en un reclamo". Y explica a continuación qué partes del proceso médico son más susceptibles de terminar en reclamo: "En el 66 por ciento de los casos el reclamo se imputa a un error en el tratamiento, y en el 34 a un error en el diagnóstico, eso en lo que se refiere a la actuación médica, pero el otro 30 son errores atribuibles a la institución sanatorial: supuesto de infección intrahospitalaria, caídas de la cama, quemaduras... Un tercio de los reclamos son fallas de la organización y dos tercios de los médicos".

Y aquí radica la verdadera importancia de un buen sistema de gestión de riesgos, que tiene una doble finalidad, "por un lado, reducir los factores de riesgo en el ejercicio de la actividad, y evitar pérdidas económicas, y por el otro, una mejora en los estándares de calidad de la atención médica. Porque buena medicina no siempre es igual a buena gestión de riesgos".

Explica Acevedo que toda buena política de prevención tiene tres claves: la relación institución-médico-paciente, la historia clínica y el deber de información. Y cuenta que, "lo que más juicios provoca es la relación médico paciente, muchas veces el disparador es su enojo y no una mala praxis médica; por otro lado, la historia clínica, porque aún cuando se haya realizado una buena praxis, si no se registró, no se puede acreditar". En este sentido, "de cara a un juicio, la historia clínica es lo fundamental, pero para evitarlo es importante el manejo de la relación médico-paciente".

Se plantea como vital entonces la correcta cumplimentación de la historia clínica del paciente, ya que "es el mejor aliado y el peor enemigo de un médico en un juicio". Así, los errores más frecuentes en estas historias vienen dados más por la falta de organización y la displicencia de los profesionales médicos, que de la ignorancia en el ejercicio de la profesión".

En lo que toca a las aseguradoras, aclara Acevedo, que "la prima no paga todo el riesgo de la compañía de seguros, y la póliza no cubre todo el riesgo de las clínicas", y aunque algunas aseguradoras ofrecen buenos programas de gestión de riesgos, la prestación está muy lejos de ser permanente e integral, pero "están obligadas a brindar estos servicios, por eso este manual, que es una herramienta de gestión, está también dirigido a ellas".

Bárbara Alvarez Plá
Publicado el 13/11/2012
 
GRATIS EN SU E-MAIL
Suscríbase a la newsletter digital de Revista Estrategas
Reciba en forma gratuita las noticias, informes y alertas de Revista Estrategas en su e-mail. Al hacer click en el siguiente botón, se abrirá una nueva ventana.
ESTRATEGAS: Av. Santa Fé 3996 Piso 13 Of. 113 [C1425BHO] Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina. Tel. 4831-2627
Firenox Internet