Una vuelta de tuerca para el crédito - Estrategas  
ESTRATEGAS        
 
TRABAJO DE INVESTIGACIÓN DE D´ALESSIO IROL
Una vuelta de tuerca para el crédito
Según los resultados de una encuesta, la clase media está endeudada pero mantiene el deseo de encarar proyectos relacionados con la vivienda y el auto. Los bancos hacen foco en los créditos para refacción y en promociones con tarjetas. En medio del temporal, reinventarse para amortiguar la caída.
El vértigo de la economía argentina no da respiro y en materia de negocios bancarios obliga a tener siempre un Plan B para barajar y dar de nuevo. Así es como de estar listos para afrontar un 2018 que iba a ser record en préstamos hipotecarios tuvieron que reorientar rápidamente la oferta hacia la nueva realidad de sus clientes y del país.

De acuerdo a los datos que surgen del trabajo de investigación realizado por la consultora D´Alessio IROL en los últimos meses, entre usuarios de servicios bancarios, todo lo vinculado a la vivienda sigue al tope de la lista de proyectos y deseos pero con un giro relevante: “Como encuentran más difícil la compra de una vivienda nueva el foco está puesto ahora en mejorarla”. Y ahí se redireccionó en parte el mensaje de la entidades bancarias.

Los clientes sienten que el escenario genera incertidumbre, pero siguen latentes los proyectos vinculados a la casa y al auto”, advierte Nora D´Alessio, vicepresidente de la consultora, en relación a los resultados de las investigaciones. “En este año, donde sienten que el contexto es más inestable, la casa se mantiene como aspiracional y refugio”, resalta.

Los bancos recogieron el guante y pusieron foco en ofrecer líneas de crédito para refacciones y ampliaciones como un modo de mitigar o suavizar en algo la caída en la intermediación financiera que viene evidenciándose: “En junio el saldo de crédito en pesos al sector privado aumentó nominalmente 2,1%, lo que implica una reducción de 1,6% en términos reales”, según el último informe del Banco Central (BCRA). El ratio anualizado muestra un incremento real de 15,4% en créditos en moneda local.

“Cerca de un 50% del déficit habitacional podría solucionarse con una obra de reforma o refacción”, advierte de entrada Maximiliano Coll, gerente de créditos de Banco Ciudad y asegura que “más allá de las dificultades coyunturales vemos que nuestros clientes buscan alternativas para avanzar con sus proyectos”.

Los clientes del Ciudad pueden financiar reformas o refacciones con créditos hipotecarios, tanto tradicionales de tasa combinada (fija/variable) como UVAs, o con créditos personales. “Buscamos asegurarles a nuestros clientes  las propuestas más competitivas del mercado y que den respuesta en tiempo y agilidad a las necesidades”, dice Coll.

Lucas Rodríguez Mir, gerente de Préstamos de Banco ICBC, plantea que “dentro de  la línea de hipotecarios UVA del banco aumentó en el último trimestre un 6% el destino refacción/ampliación con respecto a la compra de vivienda y se mantuvo constante ese ítem dentro de lo que son préstamos personales”.

“Para entender cómo se están vinculando hoy los clientes con los Bancos se debe partir de estas premisas: Los clientes deciden y evalúan los servicios con una mirada racional y emocional en forma simultánea”, subraya D´Alessio y avanza en un diagnóstico detallado sobre la dinámica del negocio bancario.

“Los créditos tienen limitantes racionales como la inflación y el  temor por la estabilidad laboral que impida pagar la cuota y un impulsor emocional: La necesidad de sentir que se puede seguir creciendo”.

La lectura en el HSBC sobre cómo se están moviendo sus clientes pivotea más sobre el peso de lo racional que sobre lo emocional: “Hay mucha cautela para la toma de decisiones financieras de importancia como cambio de vivienda o compra de auto. Por supuesto, siempre hay consultas sobre el tema, especialmente en momentos en donde determinados bienes pueden resultar una alternativa para resguardarse de la inflación”, dicen ante la consulta periodística. “El impulso está, pero se ve cierta postergación del consumo no urgente o prioritario”, detallan.

 

ESTRATEGIAS DE CRISIS. Consultados sobre sí tenían planes de realizar alguna “compra importante”, la mitad de los encuestados dijo que “no” o que no sabía. De la otra mitad, el 21% dijo que desearía comprar/cambiar el auto, 22% que le gustaría refaccionar su vivienda y el 6% comprar vivienda. El 1% se inclino por “otros” planes.

En relación a los resultados anteriores, entre quienes sí tiene planes (50%) la mayoría prefiere financiarlos sin acudir al banco, sea con ahorros propios o con la ayuda de un familiar. El 25% dijo que le haría frente “en cuotas con tarjeta de crédito”, 7% pidiendo un  préstamo al banco y 2% con crédito de alguna entidad financiera (no bancaria).

Andrea Blanco, responsable de tarjetas de crédito de ICBC, aporta números propios a los resultados de la encuesta. “El volumen de consumo con tarjeta de crédito en el rubro construcción dentro de nuestra cartera de clientes creció en los últimos 3 meses 48%. Este número es 15% superior a lo que avanzó en ese segmento el promedio del mercado”.

Acompañando este lineamiento en el último tiempo fue llamativa a nivel mercado en general, la evolución de las promociones y acuerdo de las tarjetas de crédito con comercios vinculados a la construcción, el diseño y el equipamiento. Descuentos de entre 15% y 20% y planes de cuotas sin interés aunque estratégicamente mucho más cortos que los que se ofrecían hace seis u ochos meses atrás. .

“Notamos que cuando las reformas o mejoras son menores, los clientes suelen resolverlo combinando un préstamos personal con la financiación de tarjetas de crédito, aprovechando los acuerdos que tenemos a tasa cero (hasta 12 meses) o tasa preferencial del 19% fija hasta 50 meses para la compra de insumos para la construcción y artículos de decoración y del hogar”

El resultado del trabajo de research arroja que si bien la tarjeta de crédito es la alternativa más rápida a la cual echar mano, los clientes diferencian bien los productos y sus ventajas. Entre quienes tuvieron acceso a distintas formas de financiamiento casi el 70% dice que volvería a tomar un préstamo bancario, mientras que menos del 50% se inclinó por volver a financiarse a través del plástico.

 

PAGO MÍNIMO. Si bien el informe no lo aclara, se entiende que con “financiarse con tarjeta” los clientes se refieren al hecho de no cancelar el total mensual y acudir al pago mínimo. En ese caso las tasas de interés que se aplican son exorbitantes (en torno a 80% anual) y resulta mucho más conveniente  un préstamo personal. Otra muy diferente  es la situación de quien se vale de las cuotas sin interés, arma correctamente su esquema y se asegura de poder pagar el total de sus consumos. Ahí la diferencia está a favor de la tarjeta y marca gol frente a la inflación proyectada.

A la hora de evaluar un préstamo sea personal, hipotecario o prendario, “lo que manda es la cuota”, destaca Nora D´Alessio. Entre los factores que son “decisores” de la operación figura al tope de relevancia que “las cuotas sean fijas y que las pueda pagar”. El tercer ítem que mencionan los individuos que evalúan tomar deuda es “cuál será el monto final con intereses” que deberán pagar.

Otro dato: para informarse, calcular sus posibilidades y evaluar las condiciones de la oferta, el canal más elegido es Internet. Sin embargo, cuando se acercan a la posibilidad de concretar la operación la opción preferida es la de un ejecutivo de cuentas. Para contratar un crédito la sucursal es el canal preferido (55%) independientemente de la edad de los tomadores. Solo 24% dice que concretaría a través de Internet.

 

 

EL PESO DE LA DEUDA. La planilla de cálculos de la clase media argentina, muestra en general un alto nivel de endeudamiento que se transforma en una de las principales barreras para concretar nuevos planes y proyectos. El relevamiento de D´Alessio entre individuos bancarizados, arroja que el 68% tiene contraída algún tipo de deuda, la mayor parte a través de la tarjeta de crédito.

En una abertura de la muestra por edad, se ve que los jóvenes de hasta 35 años son los que más deudas tienen (78%). En el otro extremo de la medición se encuentran los mayores de 55 años, con un endeudamiento de 58%.

Los tipos o formas de endeudamiento no son excluyentes, de modo que muchos tienen más de una fuente de financiamiento. En la encuesta, el 49% dijo tener deudas  a través de tarjetas de crédito, el 41% créditos bancarios o financieros de tipo personal y el 15% préstamos hipotecarios o de terminal automotriz, es decir los préstamos con garantía real. 

Un dato no menor que surge del último informe sobre Bancos del BCRA es que la morosidad se mantiene acotada.

“El ratio de irregularidad del crédito al sector privado se situó en 2,2% junio, permaneciendo sin cambios significativos con respecto al mes pasado. Este registro se mantuvo dentro de un rango de valores relativamente bajos, tanto en una comparación con los niveles de los últimos quince años, como en relación con otras economías emergentes y desarrolladas”, sostiene el BCRA. 

 

 


 

Publicado el 19/9/2018
    
GRATIS EN SU E-MAIL
Suscríbase a la newsletter digital de Revista Estrategas
Reciba en forma gratuita las noticias, informes y alertas de Revista Estrategas en su e-mail. Al hacer click en el siguiente botón, se abrirá una nueva ventana.
ESTRATEGAS: Av. Santa Fé 3996 Piso 13 Of. 113 [C1425BHO] Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina. Tel. 4831-2627
Firenox Internet