La mayoría de los errores son cometidos por buenos profesionales que se equivocan - Estrategas  
ESTRATEGAS        
 
PRAXIS MÉDICA
La mayoría de los errores son cometidos por buenos profesionales que se equivocan
El mercado de seguro de praxis médica sigue creciendo. La cantidad de médicos asegurados alcanza entre el 60 y 80 % del total de matriculados. Foto: Fabián Vítolo, gerente de Relaciones Institucionales y Servicios Médicos de Noble.
Dentro del ramo Responsabilidad Civil, quienes se dedican de forma específica a la RC Médica saben que las profesiones relacionadas con la salud son las que más seguros requieren y las que más primas generan. Es cierto, además, que los profesionales de la salud, al estar más expuestos a grandes riesgos, son especialmente sensibles en lo que se refiere a la conciencia aseguradora.

Consultado por Estrategas, Horacio Canto, el gerente de Servicios Médicos y RC Profesional de SMG Seguros -compañía que asegura a más de 70 mil profesionales médicos- señala que “entre un 70 y un 80 por ciento de los médicos matriculados está asegurado y el resto, los que no lo están, es porque trabajan full time en una institución en relación de dependencia y están amparados por la póliza del seguro institucional”.

Si bien es cierto que el seguro de RC Médica es hoy un requisito ineludible para trabajar en obras sociales y prepagas, Fabián Vítolo, gerente de Relaciones Institucionales y Servicios Médicos de Noble Compañía de Seguros -compañía con más de 40 mil asegurados en todo el territorio nacional- por su parte, no cree que el número de asegurados supere el 60 % del total y señala que “los últimos ejercicios estuvieron marcados por el aumento de la cantidad de otros profesionales de la salud no-médicos asegurados (psicólogos, obstetras, enfermeros…)”.

Para el tercero de nuestros interlocutores, Fernando Moneta, gerente Técnico y de Administración de Riesgos de TPC Compañía de Seguros, “se está llegando a un nivel de amesetamiento” y señala que “el crecimiento o no depende de forma directa y proporcional de la evolución de los profesionales e instituciones en actividad”.

Si bien en el último ejercicio, la producción total del ramo RC Médica fue de $ 787 millones, representando un 20 % del total de seguros de Responsabilidad Civil Médica comercializados en el país, y las estadísticas dicen que el ramo sigue creciendo, los expertos opinan que podría crecer más.

Según Fabián Vítolo, “este crecimiento se explica por “el reacomodamiento de las primas en respuesta a una mayor severidad de los reclamos, a la inflación del último período y al ingreso al sistema de algunos profesionales que permanecían en fondos solidarios”, y señala que aún así, “la prima no crece como debería”. Aunque los resultados del último ejercicio se pueden calificar de buenos, advierte el ejecutivo que “sin embargo, si tenemos en cuenta la poca representación de los seguros de RC dentro de la torta de patrimoniales (1,7 por ciento del total), la producción en RC Médica no llega al 0,4 por ciento del total”. Es por eso que, a pesar de los guarismos oficiales, Vítolo señala que “aún queda mucho para crecer, no sólo en primas sino también en asegurados”.

Estrategas les pregunta a los tres expertos por la eterna discusión por la actualización las sumas aseguradas, algo que parece no tener fin. En palabras de Fernando Moneta “es un desafío constante y el que no actualiza la suma asegurada paga una extra prima por ello”. Por su parte, señala Vítolo a este respecto, que “debemos trabajar mucho más fuerte para generar conciencia sobre la magnitud económica del problema”. Asegura que las sumas aseguradas son muy bajas y que no coinciden con el monto de reclamos habitual. “El mismo médico que tiene una cobertura de automotor de seis millones de pesos por si causa daño a un tercero, duda en contratar una cobertura de dos millones cuando opera o anestesia a una persona, con la potencialidad de daño que ese acto médico puede tener”, señala el especialista.

Vítolo cuenta además que, desde Noble Compañía de Seguros, han enviado circulares a sus productores y asegurados recomendándoles actualizar sus sumas aseguradas y añade a modo de ejemplo que en el caso de un cirujano o un obstetra esta suma debería ser de $ 2,5 millones. “El mismo monto sería necesario para una clínica con menos de 100 camas o para centros ambulatorios. En el caso de grandes instituciones la suma asegurada no debería ser menor de los cuatro millones”, añade.

Horacio Canto señala que, en su consideración y “en base al promedio de montos por sentencia, un médico clínico de Capital Federal debería tener una suma asegurada de entre 500 mil y 1 millón de pesos”.

En cuanto la situación de estas sumas aseguradas, el gerente de Servicios Médicos y RC Profesional de SMG Seguros - sostiene que “en el contexto inflacionario en que vive el país en los últimos años resulta muy importante la actualización de sumas aseguradas” y señala que “en muchas ocasiones y pese a brindar todos los argumentos necesarios, los asegurados son renuentes a hacerlo, privilegiando exclusivamente el costo”. “No obstante -añade para cerrar- si bien es difícil, mayoritariamente es bien recibido el motivo de las actualizaciones y se acepta lo propuesto”.

Ambos profesionales coinciden en que los parámetros para determinar la suma asegurada tienen están relacionados con la potencialidad del daño que se pueda generar y con la severidad de la eventual demanda. Opinan que teniendo en cuenta el riesgo propio de cada especialidad más el grado de exposición, se sugiere qué suma sería más aconsejable en cada caso. Moneta también tiene una opinión sobre este tema y aclara que “la suma asegurada, en principio, debe ser la necesaria para mantener indemne el patrimonio del asegurado”.

 

LIDERAZGOS CLAROS. En lo que se refiere a los riesgos y las estrategias de detección y prevención de estos, explica Canto que “los resultados de la promoción de todas las acciones de prevención y gestión de riesgos son pobres, porque no es una temática que les interese mucho a los médicos y empresarios de la salud, salvo que tengan un siniestro significativo”. Vítolo, en cambio, opina que “la respuesta de las clínicas y profesionales es buena, si bien es aún mejor en las instituciones donde hay liderazgos claros y una firme convicción de trabajar por la calidad en la atención y la seguridad de los pacientes como forma de evitar reclamos”. Una de las herramientas de defensa para evitar juicios por mala praxis es el consentimiento informado, pero según explica Vítolo “su importancia excede a esta función y no provee de inmunidad al profesional, aunque, eso sí, los juicios pueden complicarse si falta esta herramienta”, y cuenta que ya hubo denuncias donde la condena se basó en la falta de información para que el paciente pudiera ejercer su autonomía.

Todo eso, claro, siempre que los eventos adversos se reporten, y aseguran las malas lenguas que hay mucha mala praxis que, efectivamente, no se reporta. Según Horacio Canto “probablemente sea así ya que en muchos casos una buena relación médico paciente colabora para que las personas no formalicen un reclamo por mala praxis”. Vítolo, por su parte, señala que “una afirmación como esa es peligrosa porque implica pensar que el problema son los médicos negligentes”, y añade que “está demostrado que la mayoría de los errores son cometidos por buenos profesionales que se equivocan inconscientemente en el marco de sistemas de atención complejos y procesos deficientes”. En su opinión, es muy importante la denuncia precoz ya que es la forma de “registrar los hechos, asesorar sobre los pasos a seguir y prepararse para una futura demanda”.  

Otro de los temas recurrentes en el ramo es la fuerte competencia de tarifas entre las distintas aseguradoras. Según Vítolo esto sucede porque más del 80 % del mercado está concentrado en cinco compañías, “algunas de las cuales tienen el factor precio como variable de competencia. Esta política de precios ha sido letal para algunas compañías y dañina para el mercado”, dice. Horacio Canto completa afirmando que “hay compañías que cotizan sin demasiado rigor técnico, por eso la competencia de precios está presente siempre, obligándonos a ser más flexibles tratando de encontrar un equilibrio entre lo técnico y lo comercial”. Para Moneta, “la competencia es una constante, así funciona el mercado, lo importante es tener claro los límites técnicos que hacen al equilibrio entre los ingresos y los egresos”.

 

CAMBIOS NORMATIVOS. Tras la introducción del nuevo Código Civil y Comercial y la ley de Defensa del Consumidor (2015) se impusieron algunas modificaciones que afectaron a las aseguradoras. En el caso del ramo que nos ocupa, coinciden los especialistas en que el cambio más importante fue la unificación de la RC contractual con la extracontractual y el establecimiento de un plazo único de prescripción. “El cambio más importante es la reducción del plazo mínimo de prescripción, que bajó de 10 a 3 años”, explica Moneta. Sin embargo, según Vítolo, “esto no tiene un impacto sustancial sobre las tarifas y las políticas de reserva ya que el 90 por ciento de los casos ingresan antes de que se cumpla ese período”, y explica que “en lo que sí impacta la nueva legislación de manera inmediata es sobre ciertos aspectos de la práctica médica, por eso nuestros especialistas en administración de riesgos y seguridad del paciente ya están realizando seminarios con los asegurados para instruirlos en las modificaciones”.

En el caso de la ley de Defensa del Consumidor, asegura Vítolo que no tiene ningún impacto en su cartera ya que “la inmensa mayoría de los daños reclamados son por daños y perjuicios en una esfera civil”. Cuando se le pregunta por el impacto de la nueva ley Nacional 26.657 de Salud Mental sobre los juicios de mala praxis, Vítolo dice no estar preocupado y asegura que, en su caso, “no se observan cambios significativos en la siniestralidad de las clínicas y sanatorios”.

La Argentina se encuentra entre los países con más muertes por errores en tratamientos médicos. No es de ahora: en 2009, el país ya lideraba el ranking de litigios por mala praxis médica y odontológica de Latinoamérica y la situación no ha cambiado. Los juicios por mala praxis continúan aumentando en el país y se estima que hay cerca de 25 mil casos activos. El promedio de demanda se acerca a los $ 2 millones y en el caso de los profesionales de alto riesgo puede superar lo $ 4 millones, habiendo reclamos de hasta $ 20 millones. 

 

Bárbara Álvarez Plá

Publicado el 23/7/2018
    
Fabián Vítolo, gerente de Relaciones Institucionales y Servicios Médicos de Noble.
GRATIS EN SU E-MAIL
Suscríbase a la newsletter digital de Revista Estrategas
Reciba en forma gratuita las noticias, informes y alertas de Revista Estrategas en su e-mail. Al hacer click en el siguiente botón, se abrirá una nueva ventana.
ESTRATEGAS: Av. Santa Fé 3996 Piso 13 Of. 113 [C1425BHO] Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina. Tel. 4831-2627
Firenox Internet