Bancos: Recalculando el segundo semestre - Estrategas  
ESTRATEGAS        
 
CÓMO ESTÁ EL SISTEMA FINANCIERO
Bancos: Recalculando el segundo semestre
El sistema está solido y mantiene buen nivel de depósitos y liquidez, pero habrá daños por la crisis económica y financiera. Menos créditos para el consumo e hipotecas y para empresas. Más morosidad y probablemente menos ganancias.
Todo lo que podía proyectarse para la economía argentina 2018 y para cualquiera de sus sectores de negocios en particular, comenzó a ser historia en el mes de mayo. Hoy el segundo semestre se presenta con una agenda llena de interrogantes y pocas certezas. Otra vez sentados ante una película que se repite hasta el cansancio en la Argentina.

La industria bancaria, claro no está al margen. Lo primero a aclarar –por la historia reciente y todavía viva que nos condena- es que la solidez no está en riesgo y que el sistema en su conjunto está preparado para aguantar los chubascos. Pero obviamente no saldrá sin heridas del desbarajuste generalizado de la economía que le siguió a lo que empezó como una corrida cambiaria.

Tasas de interés de referencia por encima del 40% anual, tasas activas (las que se cobran por créditos) de entre 50% y 60% anual, suba de encajes, e inflación mensual de más de 2% (2,1% es el dato informado por el BCRA para el mes de junio) no son variables inocuas para el negocio bancario.

"Aún no resulta claro si el reciente acuerdo entre la Argentina y el Fondo Monetario Internacional (FMI) será suficiente para estabilizar el tipo de cambio", señala para empezar a dibujar el panorama actual, Valeria Azconegui, Vicepresidente y Analista Senior de Moody's. "Pero, aunque el peso se desplomó y las tasas de interés se dispararon, hasta ahora los argentinos siguen confiando en el sistema bancario local y no se registraron retiros de depósitos como ocurrió en crisis anteriores", evalúa la analista con los datos del Banco Central sobre la mesa y la foto de cómo se movió el mercado hasta los primeros días de junio.

 A pesar de la reciente turbulencia, en general los depósitos bancarios siguieron creciendo moderadamente en el último mes, aumentando un 3,7% entre mediados de abril y mediados de junio, aporta la analista. “Los depósitos en moneda extranjera avanzaron  al 27% del stock total a mediados de junio desde un 23% a fines de abril, impulsado por  la depreciación del peso que hizo a algunos ahorristas moverse de moneda”, de acuerdo a los datos de un informe elaborado por la calificadora de riesgo.

“A diferencia de la crisis del 2001 donde había una economía sumamente dolarizada, hoy los bancos están muy bien de liquidez. Eso descalifica cualquier tipo de rumor sobre corralitos o similares”, aporta categórico Pedro Cristiá, gerente general de First Capital Markets.

Cómo sigue la historia y cuál será el impacto real en las cuentas, balances y oferta de productos de las entidades financieras depende mucho de lo rápido (o no!!) que el gobierno logre restablecer la confianza y, en el mismo sentido, de cuánto se extienda y profundice (o  no!!) la desaceleración de la economía

 

Calibrar los daños

La primera mirada sobre cómo se moverá el sector bancario en el segundo semestre de este año, corresponde a María Fernanda López, directora de Entidades Financieras de FIX Ratings. “Se estima un menor crecimiento del crédito al previsto al inicio del ejercicio. Numerosas entidades disminuyeron entre un 30% y 40% su ritmo de colocación mensual en préstamos de consumo ante el escenario de mayor costo de fondeo y aumento de la mora”.

“Esta situación de altísimas tasas de interés, pone en jaque a más de una compañía, dado la dificultad de poder refinanciar sus deudas o capital de trabajo; es decir todo el resultado operativo de las compañías, se está yendo para el pago de intereses, situación que se torna difícil de mantener”, analiza Cristiá, de First Capital Markets. “En este sentido –avanza- con una coyuntura más vulnerable las entidades financieras  tendrán condiciones más conservadoras al momento de otorgar créditos”, dice en línea con sus colegas ante la contracción en la oferta de financiamiento que se espera para los próximos meses.

También las recientes medidas del Banco Central, pueden repercutir sobre la oferta de crédito para individuos y empresas. Por un lado la entidad decidió dentro de la batería de cartas que juega para controlar el tipo de cambio, subir los primeros días de julio, en 3 puntos porcentuales los encajes para todos los depósitos en pesos, tanto a la vista como a plazo. “De esta manera –explica el BCRA-, considerando que cada punto de exigencia de efectivo mínimo en pesos representa aproximadamente $ 20.000 millones, la medida generará una absorción de liquidez de $60.000 millones. A criterio del BCRA, un control más firme de la liquidez en el mercado de dinero es fundamental para minimizar la reciente volatilidad del mercado cambiario y reforzar el compromiso anti inflacionario de la entidad”, explicaron.

Una de cal y otra de arena, otras medidas, en tanto tienden a facilitar la financiación bancaria para las Pequeñas y Medianas Empresas: flexibilizó los capitales mínimos exigidos de manera de incentivar a los bancos a otorgar préstamos a este segmento de compañías y habilitó el redireccionamiento de encajes para que lo apliquen a líneas crediticias destinadas a las pymes y al plan “Ahora 12” (financiación de consumo) y sus complementarios.

El stock total de créditos al sector privado a fines de abril (último dato disponible del BCRA) rozaba los $2.000 millones y de ese total menos de 10% corresponde a créditos hipotecarios, (largo plazo) a pesar de la buena performance del último año. Cerca de 35% a préstamos personales. Un alto porcentaje va a financiar descubierto y otras necesidades de corto plazo

La actitud de uno y otro lado del mostrador los próximos meses será, obviamente, de mucha cautela. Las carpetas y los planes de negocios que lleguen al oficial de cuentas pasaran por un escáner mucho más meticuloso que a fines de 2017 cuando se esperaba un 2018 de crecimiento y cierta “paz” financiera.

“Ante la suba de tasas redefinimos nuestra expectativa de crecimiento de préstamos para este año. Prevemos que los préstamos hipotecarios —que habían liderado el crecimiento en los últimos años—sea una de las líneas que reducirá significativamente el crecimiento en los próximos trimestres”, postula Azconegui de Moody´s pero ve cierto movimiento en las líneas vinculadas con préstamos al consumo que “serán las que impulsen el leve crecimiento esperado para este año (en el stock de créditos), apunta la analista.

María Fernanda López, de FIX, advierte que si bien los créditos hipotecarios fueron un gran impulsor del aumento de los préstamos totales, no perciben a los créditos hipotecarios como “el”  gran negocio de las entidades en 2017. “Esta línea creció fuertemente el año pasado incentivada por el gobierno, y se vio reflejada en la participación de los bancos públicos. Algunos bancos privados desarrollaron el producto más bien como un mecanismo de fidelización del cliente, en virtud del largo plazo de la relación contractual, con foco en el cross-selling de productos y servicios financieros. A pesar de ello, la penetración de los créditos para la vivienda sobre el mercado financiero local aún es muy baja respecto de otros países de la región”.

“De todas formas –avanza- entiendo que dada la escasez de vivienda propia, es muy probable que en el mediano plazo, solo cuando se estabilice la situación económica y la tasa de inflación alcance niveles de un dígito, se reactive la demanda de créditos hipotecarios pero para que la oferta cobre un mayor dinamismo y crezca la participación de estos préstamos, será necesario que los bancos logren acceder a un pasivo de más largo plazo y en la misma moneda (UVA) que los créditos o que se cree un mercado para la securitización de los créditos”.

“La corrida del dólar iniciada en mayo  así como el posterior deterioro de las variables económicas, sorprendieron al mercado local, que actualmente exhibe una actitud expectante, con un freno importante de sus acciones comerciales, elaborando nuevas proyecciones ante posibles escenarios”, aporta López desde su oficina de análisis del sector financiero en FIX y avanza en su lectura del escenario que viene: “Ante la volatilidad del tipo de cambio, es probable que los segmentos como comercio exterior y trading de monedas, sean algunos de los que se muestren más rentables”.

Otro de los sectores que los especialista coinciden tendrán mejores perspectivas de corto plazo  dentro del contexto actual figuran el agropecuario. Ahí apuntarán sin duda las estrategias comerciales de los bancos en busca de un balance más positivo.

La morosidad es sin duda otro ítem a monitorear en tiempos de turbulencia económica. Si bien se parte de ratios muy bajos, los especialistas vaticinan un incremento en los impagos.

La combinación de mayor inflación, un crecimiento económico más lento y tasas de interés en aumento podrían hacer aumentar la morosidad en el corto plazo. “La tasa de préstamos en mora fue de 1.6% de los préstamos brutos a fines de 2017 pero como los intereses de los créditos a tasa variable aumentaron prevemos que la morosidad crezca también”, planteó Azconegui en un reporte sobre el impacto de la crisis cambiaria sobre el sector bancario en el que aclara que “los salarios no subirán tanto como las tasas de interés y esto significa que muchos tomadores de crédito se enfrenten a un desafío para poder pagar su préstamo”

 

Ajustar resultados

“Una mayor inflación afectará directamente los gastos operativos. Los costos de personal representan aproximadamente el 60% de los gastos de operación de los bancos. La mayoría de las entidades ya aumentó los salarios en línea con la inflación y seguramente se verán obligados a renegociarlos nuevamente en la segunda mitad del año porque la inflación anual superará  la  clausula de revisión establecida en 15% con el sindicatos bancarios”, evalúa el informe de Moody´s

Asimismo, describen, las ganancias de las entidades  también resultarán  afectadas por mayores costos de fondeo y aumento de la morosidad de persistir la actual situación de turbulencia económica y financiera.

Sin embargo los resultados finales no se verán tan deteriorados como podría suponerse ante un contexto económico contractivo, de acuerdo al cálculo de los especialistas.

“Dudo que caigan drásticamente los márgenes”, dice Cristiá. “Mientras haya una tasa promedio pasiva de plazos fijos de alrededor del 30%, y la activa más que la duplique, el negocio sigue siendo rentable descontando gastos e impuestos. Además, hay que mirar también que  con una tasa de Lebac al 50%, cualquier descuento en cuenta corriente está en el 60% anual, lo cual deja un un spread de tasas del doble”, opina el ejecutivo de First Capital Markets.

López, diferencia entre el impacto que tendrán sobre sus números  las entidades que dependen en mayor medida del mercado de capitales de aquellas que se fondean con depósitos.

“Las entidades que necesitaron  emitir el último mes, colocaron a tasas significativamente superiores a las registradas a principios de año, en línea con la suba de tasa de las lebacs, más un spread por iliquidez y mayor riesgo de crédito.  Además, dado el escenario de stress económico, algunas compañías no pudieron trasladar la totalidad del aumento del costo a las tasas activas, porque ello impactaría en un incremento adicional de la irregularidad de sus carteras”, desmenuza la ejecutiva de Fix. Sin embargo, “para aquellos bancos cuyo fondeo proviene principalmente de depósitos, el impacto sobre el margen financiero es menor, dado que a su vez, gran parte de las entidades poseen una fuerte posición de lebacs, donde aún se registran tasas elevadas en comparación al costo de sus pasivos”.

Según las estimaciones de Moody's, existirán desafíos en los próximos trimestres, como resultado del aumento de las tasas de interés que limitará la expansión de créditos, aunque –dicen- “prevemos que la utilidad neta a activos tangibles aumentará en 35 puntos básicos a 2,7% en 2018 desde 2,3% en 2017. El impacto negativo del crecimiento más lento de los préstamos se verá compensado por mayores rendimientos en las tenencias de valores de los bancos, incluyendo Notas del Banco Central que ahora rinden un 47% anual”, calcula Azconegui.

 

Highlights

 

·         La liquidez de los bancos en pesos y dólares estadounidenses sigue siendo amplia, con un total de activos líquidos equivalente a casi el 60% de los depósitos. ( Moody’s)

·         Comparativamente con otras crisis vividas en nuestro país, el sistema financiero está mejor preparado, cuenta con buenos ratios de liquidez y de solvencia y presenta una baja exposición a moneda extranjera, por lo que debería poder soportar escenarios de stress moderados. (FIX)

·         Ante la volatilidad del tipo de cambio, es probable que segmentos como comercio exterior y trading de monedas, se muestren más rentables. Asimismo, hacia delante el sector agropecuario presenta buenas perspectivas. (FIX)

·         “La tasa de préstamos en mora fue de 1.6% de los préstamos brutos a fines de 2017 pero como los intereses de los créditos a tasa variable aumentaron prevemos que la morosidad crezca también” (Moody´s)

 

 

 

Mónica Fernández

Publicado el 23/7/2018
    
GRATIS EN SU E-MAIL
Suscríbase a la newsletter digital de Revista Estrategas
Reciba en forma gratuita las noticias, informes y alertas de Revista Estrategas en su e-mail. Al hacer click en el siguiente botón, se abrirá una nueva ventana.
ESTRATEGAS: Av. Santa Fé 3996 Piso 13 Of. 113 [C1425BHO] Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina. Tel. 4831-2627
Firenox Internet