ESTRATEGAS        
 
DIALOGO CON LOS PRESIDENTES DE LAS CAMARAS EMPRESARIAS DEL SECTOR
Reportaje abierto a los aseguradores
Francisco Astelarra de AACS, Eduardo Sangermano de ADIRA y Aldo Alvarez de ADEAA responden sobre temas clave para la industria de seguros. Foto: Eduardo Sangermano.
En Expoestrategas 2015, un panel de aseguradores, compuesto por los presidentes de tres cámaras empresarias del sector, mantuvo un debate abierto con los asistentes. Francisco Astelarra, de la Asociación Argentina de Compañías de Seguros (AACS); Eduardo Sangermano, de Aseguradoras del Interior de la República Argentina (ADIRA) y CEO del Grupo San Cristóbal; y Aldo Alvarez, de la Asociación de Aseguradores Argentinos (ADEAA) y presidente de Noble Seguros, respondieron las preguntas del público.

Aquí reproducimos las respuestas más destacadas.

Desde el 1° de agosto rige en nuevo Código Civil y Comercial. ¿Qué opinión tienen al respecto y cuál es el impacto que entienden que tendrá sobre la actividad aseguradora?

Astelarra: Tiene un alto impacto, sobre todo en las coberturas de Responsabilidad Civil. Ya se están adecuando los contratos en función de las últimas Resoluciones de Superintendencia al respecto de la RC Obligatoria y Voluntaria de Automotores y de Transporte Público de Pasajeros. Este trabajo recién comienza. Tendremos que ir avanzando para la adecuación de coberturas.

Sangermano: Yo agrego tres cuestiones puntuales. Una es si el famoso artículo 7 se aplica retroactivamente o es de aplicación inmediata y qué pasa con las situaciones que ya están en proceso (por ejemplo, demandas ya iniciadas). La segunda es sobre lo que para nosotros fue una sorpresa: la aplicación de la fórmula Vuotto que aparece en este Código. La Corte Suprema ya tiene una opinión emitida sobre el tema; la pregunta es cómo la van a tomar los diversos juzgados. Por último, la aplicación de intereses y la capitalización de los mismos. Estas tres cuestiones ya se están discutiendo en los juzgados y nos preocupa cómo se resolverán.

Alvarez: No tengo una visión muy positiva ni optimista. Si algo no necesitaba la Argentina era un nuevo Código Civil que, creo, dinamita las bases del Derecho Privado. Vamos a tardar entre 25 y 30 años en saber dónde estamos parados.

Se deja un espacio inusual al activismo judicial o al juez creando derecho. Además, los fallos plenarios de las Cámaras de Apelaciones desaparecieron, los criterios unánimes respecto de ciertas cosas desaparecieron.

Los aseguradores nos vamos a encontrar con muchas sorpresas y creo que la mayor parte de esas sorpresas no van a ser agradables. La pelota está en juego y veremos qué es lo que pasa.

¿Cómo influye el nuevo Código Civil en la cobertura específica de RC Profesional Médica?

Alvarez: El viejo Código de Vélez Sarsfield dividía la Responsabilidad en Extracontractual (cuasi-delictual o Aquiliana) y Contractual. El plazo de prescripción para RC Contractual era de diez años y para la RC Extracontractual, de dos años. Ahora todo eso se unificó en tres años. En términos teóricos, se ve beneficiada porque el plazo de prescripción se acorta, aunque en la práctica es muy raro que una demanda llegue cuatro años después del hecho que le da lugar.

Por otro lado, la RC Extracontractual se ha abierto mucho. El nuevo Código avanza hacia la objetivización del daño, eliminando las causales de eximición de responsabilidad que tenía el viejo Artículo 1113 del Código anterior. Todo lo que tenga que ver con factores extracontractuales dentro de la RC Profesional, va a tener un ámbito más amplio de resarcimiento.

En materia de RC Extracontractual de Automotores, las posibilidades de excepcionarse serán mucho menores y, por lo tanto, la responsabilidad de la obligación de resarcir va a ser más alta.

Aclaro que éstas son formulaciones meramente teóricas de lo que uno cree que pueden llegar a pasar, porque la verdad es que el nuevo Código deja abiertas numerosas puertas para que los jueces intervengan y creen derecho a partir de figuras que no están del todo definidas, por ejemplo sobre el deber genérico de prevenir el daño. Por estas enormes ventanas que han quedado abiertas van a entrar soluciones difíciles de prever.

Ustedes han manifestado con énfasis su apoyo al Plan Estratégico del Seguro (PlaNeS 2012-2020). ¿Qué falta para que se complete?

Alvarez: Es la primera vez que se pone en práctica un esfuerzo público-privado de esta naturaleza para tratar de lograr un objetivo. Eso es lo más valorable de todo.

Las metas de PlaNeS exceden la duración del presente Gobierno. Yo haría votos para que la gente de Superintendencia de Seguros que está llevando adelante esta iniciativa, continúe con sus funciones. El organismo de control hoy tiene una línea gerencial joven, brillante y muy experimentada. Creo que deben seguir trabajando así, porque el nivel de diálogo y de respuesta profesional es excelente. Más allá de los ajustes que se le puedan hacer al Plan Estratégico en el futuro, lo ideal sería que por primera vez un Gobierno que sucede a otro conserve la estructura de algo que está funcionando bien.

¿Piensan que 2016 va a ser un año de expansión económica o de estancamiento? En ese marco, ¿cuál será el desempeño del sector asegurador?

Astelarra: Nuestra evolución en 2016 y los próximos años va a estar fuertemente ligada a lo que ocurra con el crecimiento del Producto Bruto Interno. Por otro lado, las dos principales coberturas del seguro argentino son Automotores y Riesgos del Trabajo así que vamos a depender, además, de la performance del sector automotriz (producción y venta de automotores) y del nivel de empleo y de salarios.

Sangermano: Vamos a tener un primer semestre con algunas incertidumbres por la adaptación lógica del nuevo Gobierno (sea cual sea), pero no creo que vaya a haber una caída trascendente en los niveles de producción que esperamos para Riesgos del Trabajo y Automotores.

Tampoco espero sorpresas en Agro. Vamos a mantener este nivel de precios y de hectáreas. Además, no creo que a nivel mundial haya cambios de precios significativos.

Por su parte, el segundo semestre de 2016 va a plantear otros desafíos. En materia económica hay aspectos que deben resolverse, como el de los capitales para la inversión.

Alvarez: Dependeremos de cómo se resuelvan dos de los problemas más importantes que tiene hoy la Argentina: la inflación y el nivel de inversión.

El negocio del seguro está bajo un estrés enorme por la amenaza de la inflación y la forma en que los jueces han resuelto lidiar con esa inflación. Hay riesgos que afrontan niveles muy altos de actualización en sus pasivos judiciales (al cabo de cuatro años, algunos se duplican o triplican). Y esto será peor ahora con el nuevo Código Civil dado que en Automotores se aumenta en un año el plazo de la prescripción, lo que implica un aumento del IBNR.

Por primera vez en mis 52 años veo un proceso inflacionario consistente frente al cual las tasas de intereses son negativas. Eso afecta el capital en el negocio del seguro. Hay que revertir esa situación.

Si, por otro lado, logramos resolver el problema de la inversión, habrá buenas posibilidades para el negocio asegurador. Si no, se verá minada la base de capital del sector y el desafío será reconstruirla.

¿De qué se trata el Seguro Indice para Agro que está en etapa de prueba piloto?

Sangermano: El convenio que se firmó entre el Ministerio de Agricultura y la Superintendencia de Seguros, del que después participamos las cámaras, tenía la expectativa de generar una nueva modalidad de cobertura que tuviera participación pública, operada por compañías privadas. Para empezar, se definió que sería un seguro índice de déficit hídrico y que se aplicaría en un cultivo, el maíz, en una zona concreta, la núcleo.

El Superintendente, Juan Bontempo, habló específicamente de pruebas piloto puestas en marcha en Santa Fe y Entre Ríos, pero nosotros todavía no tenemos más precisiones.

Esperamos recoger mucha experiencia del funcionamiento concreto del índice como cobertura. Recordemos que es algo totalmente novedoso en nuestro país y que requiere de una adaptación del mercado asegurador y del productor agropecuario. Además, es menester contar con información clara y precisa porque de ella depende la activación de la cobertura.

Nosotros creemos, en concordancia con Superintendencia y con el Ministerio de Agricultura, que ésta es la única manera de generalizar el seguro agrícola. Esperamos que este proyecto tenga un desarrollo muy importante en el futuro.

Para cada cultivo y para cada zona habrá que encontrar el índice adecuado que, además, sea aceptado por los productores agropecuarios. Es todo un trabajo, pero es imprescindible.

¿Qué opinan del Inciso K? ¿Cómo ha impactado en las inversiones de las compañías?

Astelarra: Hay muchísimo por mejorar en el Inciso K en cuanto a la calidad, la cantidad y el monto de los instrumentos. Hoy, la cantidad de instrumentos es acotada. Debería haber una significativamente mayor oferta de instrumentos. Lo graficaría así: si los requerimientos de inversiones en el Inciso K fuesen de 20 mil millones de pesos, debería haber por lo menos 100 mil millones de disponibilidades de títulos o activos, para que nosotros podamos seleccionar en dónde invertir. Necesitamos alternativas.

Además, creemos que deben incorporarse activos que tengan un elevado factor de multiplicación (es decir, cuando una inversión tiene un impacto determinado en la economía, en el crecimiento del PBI, por ejemplo ferrocarriles, viviendas, rutas y autopistas, etc.).

Solicitamos, además, que se mejore sustancialmente la calidad de los instrumentos en términos de solvencia del emisor, de plazos y de impacto en la economía real.

Sangermano: Como muchos de los instrumentos fueron a parar a pymes, y ahí hay corto y mediano plazo, las tasas se discuten mucho. Y se da una situación paradójica porque las pymes necesitan tasas bajas y los aseguradores necesitamos tasas altas. Ahí se produce un quiebre. Como cámara, dialogamos con la Superintendencia para que los instrumentos que se incluyen le sirvan a la sociedad y nos sirvan a nosotros.

Quiero aclarar que el reclamo respecto de IMPSA no está hecho sobre la Superintendencia de Seguros sino sobre la Comisión Nacional de Valores que autorizó un instrumento para todo el mercado inversor argentino que no debió haber autorizado.

Alvarez: El Inciso K reúne una doble cualidad raramente vista, y es que son, en general, los instrumentos de peor calidad crediticia y de peor rendimiento financiero. Entonces, invertir ahí casi el 20 por ciento de nuestra cartera es empezar a poner en riesgo el fondo de prima que administramos.

Por otro lado, no participo en la definición de economía real a partir de la cual nosotros vendríamos a ser parte de la economía no real, o sea de mentira. En seguros pagamos sueldos a más de 25 mil empleados, invertimos miles de millones de pesos en deuda del Estado argentino y compramos acciones en los mercados de valores. Yo no me siento parte de la economía no real. No tenemos que aceptar esa desconsideración.

El Inciso K es un experimento que habrá que revisar y reordenar. Claramente le falta profundidad.

¿Cómo ven "la amenaza" del sector bancario como nuevo competidor en el mercado de seguros, sobre todo en microseguros?

Astelarra: Creo que en un país con baja penetración del seguro (con un 70 u 80 por ciento de inmuebles sin asegurar de los cuales un 20 ó 30 por ciento está infrasegurado, y con miles de hectáreas cultivadas pero no aseguradas), la discusión sobre canales no es de las más relevantes. Hay enormes posibilidades de crecimiento al alcance de todos los canales. Creo que nuestro mercado debe darles cabida a todos y que todos deben estar regulados adecuadamente y compitiendo con las mismas normas y reglas de juego.

Tenemos este enfoque porque creemos que el consumidor es soberano y tiene derecho a comprar su póliza a través del canal que él crea conveniente. Y si yo fuera asesor de seguros, no tendría ningún tipo de miedo porque mi fortaleza es el servicio.

Nuestro principal canal de venta es el de productores y creo que seguirá siendo así. No veo que se puedan generar amenazas por el lado de los "nuevos canales".

Respecto de los bancos, venden seguros desde hace mucho tiempo a través de brokers autorizados y ahora estarán creando sus agentes institorios.

Sangermano: El microseguro tiene que ver con necesidades de cobertura de gente de bajos ingresos y, si esto es así, los bancos quedarían afuera del negocio. No creo que les interese participar.

Las cámaras de productores, por su parte, ya han hablado de este tema. Aparentemente la distribución de estas coberturas de microseguros es un problema para ellos. Y si es un problema para los productores, es un problema para las compañías aseguradoras.

Alvarez: Yo creo que el negocio bancario y el negocio asegurador son dos negocios diferentes y cada uno debe hacer el suyo.

Hay países, como Brasil, que tienen estructurado su negocio asegurador sobre la columna vertebral del negocio bancario. Hay países, como Ecuador, que han prohibido a los bancos meterse en el negocio asegurador. En fin, cada uno define su modelo.

A mí me parece que bancos y aseguradoras tienen funciones muy importantes en la sociedad, pero que son distintas. Soy partidario de cuentas separadas.

¿Qué novedades hay en materia de Solvencia II? ¿Se está trabajando en algo concreto entre las cámaras y la Superintendencia de Seguros?

Astelarra: El tema Solvencia II se está discutiendo en todo el mundo y en la Argentina es uno de los objetivos establecidos en PlaNeS. Sin embargo, aquí aún no hemos iniciado el debate sobre la migración del actual sistema (Solvencia) al nuevo sistema (Solvencia II).

Pero es importante fijar algunos criterios para una futura discusión. En primer lugar, esta migración lleva años. El ejemplo de ello es Europa, que estuvo años discutiendo, diseñando y adecuando las condiciones para hacerlo. En segundo lugar, creo que no se deben copiar sistemas ya creados en otros países sino que tenemos que esforzarnos creativamente para ver cuál es el sistema que mejor se adapte a nuestra realidad y, a partir de ahí, hacer los análisis de impacto y dar los años que sean necesarios para poder migrar de un requerimiento de capital a otro.
 

Eliana Carelli
Publicado el 22/9/2015
 
SANGERMANO EDUARDO DE ADIRA
GRATIS EN SU E-MAIL
Suscríbase a la newsletter digital de Revista Estrategas
Reciba en forma gratuita las noticias, informes y alertas de Revista Estrategas en su e-mail. Al hacer click en el siguiente botón, se abrirá una nueva ventana.
ESTRATEGAS: Av. Santa Fé 3996 Piso 13 Of. 113 [C1425BHO] Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina. Tel. 4831-2627
Firenox Internet